Los humificadores son dispositivos que ayudan a que el ambiente el hogar tenga una temperatura agradable.

Son un equipo que sirve como aliado para combatir los resfriados, las alergias y otras enfermedades respiratorias y además, evitan el desarrollo de algunos microorganismos.

Son bastantes los beneficios para la salud que brindan los humificadores. Bebés, niños e incluso uno mismo notaremos rápidamente cambios positivos en el ambiente de la casa.

En este artículo, explicaré cómo podemos optimizar su uso, en dónde podemos ubicarlo y sacarle el mejor partido al humificador.

La importancia de la ubicación

Uno de los elementos más importantes al momento de mejorar el uso de un humificador es el lugar en donde se pondrá, ya que, según su posición, el flujo de vapor recorrerá la habitación o el espacio.

Primero, hay que pensar si la habitación tendrá o no personas cuando el humificador esté encendido. En el caso de que haya personas, es recomendable que el equipo esté alejado.

También es aconsejable que la habitación sea amplia. En espacios pequeños, es mejor que el proceso de humificación sea corto y no pase de unos minutos.

Hoy en día, muchos de estos aparatos traen funciones para graduar el vapor y controlar la orientación del vapor y estas opciones funcionan muy bien para lograr un uso más óptimo y orientado a las necesidades del hogar.

En caso de que no tenga ninguna de estas opciones, es aconsejable colocarlo en el centro de la habitación. Así, el sistema llegará gradual a todos los puntos del espacio. 

Si la habitación estará sola, el dispositivo puede colocarse en una esquina siempre cuidado que el proceso de humificación llegue a todos los rincones del espacio.

Siempre es bueno ponerlo sobre una silla o un mueblo, así se optimiza mucho más el envío de vapor a todos los puntos de la habitación.

¿En altura o en el piso?

En muchos portales especializados en el tema, se habla de que lo mejor es colocar el humificador en partes altas, ya que humedecer desde el piso puede provocar una pérdida de efectividad en el funcionamiento del dispositivo.

Así que, ponen el humificador en el suelo, no es la mejor opción.

Además, de ponerlo en el piso podría provocar una condensación en la superficie y perjudicar el material. La madera sería uno de los materiales más susceptibles.

En cuanto a la salud

Los humificadores también funcionan muy bien para personas con asma o alergias muy fuertes, porque al purificar el aire, logra que sea mucho más fácil inhalar.

Los equipos de este tipo que funcionan con calor, son recomendados para las personas con asma, es como respirar estando en una sauna.

En los hogares con ambientes muy secos se produce mucho polvo y la sequedad en el ambiente puede originar alergias y dolor de garganta.

Los humificadores son excelente opción para mejorar esta incómoda sequedad que afecta los pulmones.

Si bien es siempre recomendable acatar las instrucciones del fabricante, estas recomendaciones no están demás para que el humificador cumpla totalmente con su propósito.